Vestidos de novia sustentables, naturales, y hechos a mano. En Carolina Lemusz no compramos ninguna tela ya prefabricada, todo se hace en nuestro taller. Rescatando técnicas artesanales como el Bordado de Lunèville, el frivolite, encaje rumano, el teñido natural, flores secas en tela. Iniciamos nuestro trabajo con proveedores que no utilizan pesticidas y que tienen un trato justo, hacemos confección nacional, reutilizamos casi todo nuestros retazos, realizamos y rescatamos técnicas ancestrales y artesanales, y una vez que el vestido es usado, nos hacemos cargo de alargar su vida útil, para que posterior a eso y con el tiempo el vestido orgánico vuelva a la tierra para comenzar de nuevo el modelo cíclico.
Todas nuestras telas son fabricadas artesanalmente y sin pesticidas por artesanos, nuestros bordados son hechos en pedrería de vidrio y no plástico y todos nuestros teñidos son hechos a base de productos frutales o vegetales sin químicos.
Todo lo que rodea a nuestro producto es hecho bajo el mismo concepto. Nuestro zipper, es confeccionado de la misma tela de forro de nuestros vestidos (tela de producción nacional) solo que en los colores de la marca y tiene la durabilidad para guardar ese vestido o cualquier otro, nuestras tarjetas están hechas de papel reciclado y nuestras etiquetas son de organza de seda orgánica bordada bajo la misma técnica de nuestros vestidos.
Todos nuestros vestidos, zipper, tarjetas, etiquetas, bordados, flores, encajes, etc son fabricados en nuestro país. Con respecto a los proveedores la prioridad es el “hecho en Chile”, luego privilegiamos telas orgánicas de Latinoamérica (ya que en Chile no existen) .
En la búsqueda de proveedores de seda buscamos en lo posible, a aquellos que respetan el ciclo de producción del gusano de seda y no lo matan anticipadamente para acelerar su producción, asegurándonos de respetar el ciclo natural de la vida animal.
Para alargar el ciclo de vida de nuestro producto,  tenemos un espacio en donde nuestras clientes pueden revender su vestido, produciendo dos cosas:
1. Una línea de vestidos más accesible comercialmente y 2. Un segundo uso de la pieza.

Dentro de los oficios que tenemos es la creación de flores artesanales, este producto lo confeccionamos a partir de retazos de telas plásticas desechadas.
Buscamos eliminar la mayor cantidad de toxinas, como los pesticidas en las telas, los productos químicos para el teñido, utilizando solo procesos naturales.

http://www.carolinalemus.com/